Inra    
Acceso directo:    Búsqueda rápida:   OK
El instituto Colaboraciones Investigaciones join us
Todo sobre la investigación del INRA  | Metaprogramas  | Ejemplos de investigaciones  | Recursos científicos  | La ciencia en imágenes
 
 

Imprimir

Enviar

 
Inicio > Investigaciones > Ejemplos de investigaciones > Preservar la biodiversidad en la selva guayanesa

Ficha de dossier de prensa. 16/05/2006

Preservar la biodiversidad en la selva guayanesa

Especial “Día Mundial de la Biodiversidad”, 22 de mayo de 2006


Los bosques tropicales, además de ser una de las reservas de materia prima y biocompuestos del planeta, juegan un papel importante en la regulación climática. En el bosque tropical guayanés, los botanistas han identificado más de 1300 especies de árboles. Además de hacerse cargo de este repertorio que no deja de crecer, los investigadores del equipo mixto ECOFOG (ECOlogie des FOrêts de Guyane), que forma parte del centro INRA de Antillas-Guayana, estudian el funcionamiento biológico de los árboles y la biodiversidad de la selva guayanesa con el propósito de conservar mejor estos frágiles ecosistemas.

 

La biodiversidad de los bosques húmedos tropicales se debe a complejas interacciones entre las distintas especies vegetales y el medio en que se desarrollan. Hoy en día, dicha diversidad se encuentra amenazada no sólo por la deforestación y sus consecuencias directas en la desaparición de especies animales o vegetales y el empobrecimiento del suelo, sino también por los cambios climáticos globales. El objetivo de los investigadores de la unidad ECOFOG consiste en comprender el funcionamiento del ecosistema y las especies vegetales para definir itinerarios técnicos de gestión sostenible.

El temperamento ecológico de los árboles


Para empezar, los investigadores caracterizaron la diversidad de los rasgos funcionales de las especies de árboles, es decir, el conjunto de funciones que conforman el “temperamento ecológico” de cada una: manera en que obtienen la luz, posición en la sucesión forestal, modo en que obtienen el agua, el carbono y los minerales.

En lo que se refiere a las estrategias para alcanzar la luz, cada planta tiene características biomecánicas propias: desarrollan contrafuertes y otras estructuras de apoyo mecánico,  corrigen deformaciones debidas al viento o a la gravedad o desarrollan fuerzas internas para reorientar el brote en vez de favorecer el crecimiento de la masa.

Las especies también se distinguen por la manera en que colonizan el espacio forestal. Por ejemplo, en un extremo se encuentran las especies esciófilas (que toleran la sombra) que viven en el sotobosque, donde sólo el 1% de la luz atraviesa la cubierta forestal y, en el otro extremo las especies heliófilas (que no toleran la sombra), las cuales, cuando un árbol muere y deja un claro,  se instalan como “pioneras” para colonizar las superficies vacantes y reconstituir una cubierta para las otras especies, antes de desaparecer cuando esta cubierta se cierra otra vez.

La manera en que las especies utilizan el agua y el dióxido de carbono en las hojas es otra manera de distinguirlas. Por ejemplo, para asimilar la misma cantidad de CO2 y, por lo tanto, para acumular la misma cantidad de biomasa, ciertas especies requieren más agua y pueden ser más sensibles a las sequías. Dichos conocimientos ponen de relieve que el alargamiento de la temporada seca que los modelos climáticos prevén en Guayana Francesa podría modificar la composición florística de los bosques tropicales húmedos.




 
   
 
© INRA /UMR ECOFOG

 

Cecropia, la especie heliófila pionera representativa de la selva guayanesa.



La riqueza en nutrientes minerales de los suelos también es un elemento clave de la biodiversidad. Ciertas especies de la selva guayanesa son capaces de obtener directamente el nitrógeno a partir del aire. Estos árboles “fijadores” de nitrógeno juegan un papel importante para todo el ecosistema pues permiten compensar las eventuales carencias del suelo debidas a la erosión. El fenómeno se lleva a cabo gracias a una simbiosis entre el árbol y ciertas bacterias del suelo. De esta manera, el árbol permite que las bacterias se instalen en sus raíces donde éstas se alimentan de los azúcares que se producen en la fotosíntesis. A cambio, las bacterias satisfacen una parte de las necesidades de su huésped al transformar químicamente el nitrógeno del aire para que el árbol lo pueda asimilar. Otras simbiosis con hongos (llamados micorrícicos) permiten que los árboles obtengan el fósforo, que también es un elemento mineral escaso en los suelos de los bosques de Guayana Francesa.

Preservar la biodiversidad para el mañana



Gracias a estos conocimientos, los investigadores de la unidad ECOFOG proponen planes de acción para preservar lo mejor posible el equilibrio de estos ecosistemas. Por ejemplo, para reconstituir un bosque que ha sido destruido parcialmente, se necesita restituir la fertilidad del suelo con especies fijadoras de nitrógeno capaces de soportar la luz y reconstituir rápidamente una cubierta vegetal.

Asimismo, los investigadores desarrollaron itinerarios técnicos forestales que permiten designar los sitios más apropiados para la extracción de los árboles, al planificar una explotación razonada en el tiempo y en el espacio que permita que el bosque reconstituya su diversidad original, y llevar a cabo la extracción en una zona en vez de dispersar la explotación en la totalidad del bosque en búsqueda de ciertas especies en particular. Dichas reglas se crearon en base a los resultados de dispositivos de observación como el de Paracou-Guyaflux, donde se ha estudiado la dinámica del bosque desde hace 25 años (seguimiento de 60 000 árboles cada dos años en una superficie de 100 ha) y donde se miden directamente los flujos de carbono, de agua y minerales.

 WooDiversity

La investigación sobre la biodiversidad de los bosques tropicales húmedos continúa, especialmente mediante el programa WooDiversity (Diversidad de las estructuras de madera y análisis biofísico de las estrategias ecológicas de las especies leñosas en el bosque tropical húmedo). El proyecto, financiado mediante la convocatoria de propuestas Biodiversidad 2005 de la Agencia Nacional de la Investigación de Francia, se inició en 2006 y tendrá una duración de tres años. Sus objetivos de investigación son dos: mejorar los conocimientos sobre la diversidad de las estrategias de crecimiento y de formación de la madera de los árboles en los bosques tropicales húmedos y comprender los procesos biofísicos, fisiológicos y evolutivos más importantes para la biología vegetal aprovechando el modelo de la biodiversidad tropical.
Este programa, que reúne cuatro unidades mixtas de investigación, está coordinado por Meriem Fournier, investigador del UMR ECOFOG de Kourou.
Para más información:
http://kouru.cirad.fr/umr/WooDiversity/accueil.html




1 Contactos científicos:

Meriem FOURNIER
Tel.: +33 (0)5 94 32 92 07
fournier.m@cirad.fr
o
Damien BONAL
Tel.: +33 (0)5 94 32 92 87
damien.bonal@kourou.cirad.fr
Unidad mixta de investigación ECOFOG «ECOlogie des FOrêts de Guyane» (Ecología Forestal de Guayana Francesa) INRA – CIRAD – CNRS – ENGREF - Universidad Antillas-Guayana, departamento «Ecología de bosques, praderas y medios acuáticos», centro INRA Antillas-Guayana.
http://kourou.cirad.fr/umr
Página web de la base de datos «Mariwenn»: http://ecofog.cirad.fr/Mariwenn/

 

Redacción:  Servicio de prensa del INRA

 

Todo sobre la investigación del INRA

Metaprogramas

Ejemplos de investigaciones

Ordenar por tema:

Ordenar por año:

 

Buscar:


Recursos científicos

La ciencia en imágenes

Sede: 147 rue de l'Université 75338 París Cedex 07 - tel.: +33(0)1 42 75 90 00 | copyright © INRA 2007 | Créditos | Aviso legal